Fundación Atención al Migrante

Dirección: Calle 17 No. 68 - 75

Teléfono: (57) (1) 905 48 34 / 420 21 42

famig@arquibogota.org.co

ME FUI

27 de Agosto 2019
 Valentina Salas
ME FUI
A+ A-

Richard Castillo es un migrante venezolano que llegó a Colombia acompañado de sus padres y hermanas. Después de haber pasado muchas pruebas, entre esas dejar a sus familiares y amigos, se encuentran en la ciudad de Bogotá.

Richard Castillo es un migrante venezolano que llegó a Colombia acompañado de sus padres y hermanas. Después de haber pasado muchas pruebas, entre esas dejar a sus familiares y amigos, se encuentran en la ciudad de Bogotá.

 

Es un chico con quince años de edad, blanco y de ojos color café; su cara tiene algunas pecas y unas pestañas que resaltan. A su lado izquierdo se encuentra su hermana del medio, una niña de nueve años con sus ojos color azul cielo y un cabello rubio como el oro, tiene puesto un vestido de flores con unas sandalias; a su lado derecho se encuentra su hermana menor, tiene más o menos tres años de edad, piel canela, ojos oscuros y una pijama.

 

"No quería venir a Bogotá, quería quedarme estudiando en Venezuela", por lo que dice su madre sobre Richard, es que "él es un niño muy juicioso y estaba en cuarto grado". Para él, dejar a sus amigos fue un trabajo difícil, pero ellos también salieron del país buscando nuevas oportunidades con sus familiares. De igual manera dejó a sus abuelos; tías; tíos; primas, e incluso a la niña que le gustaba.

 

Por el momento, su familia no piensa salir de Venezuela, los únicos que decidieron arriesgarse sin tener nada asegurado fueron ellos, la familia Castillo.

 

Duraron tres semanas viajando desde Venezuela a la capital de Colombia, subidos en mulas y caminando varios kilómetros. Les tocaba dormir en las calles, aguantando hambre y repentinos cambios de clima. Según Karina, su madre "en el camino nos regalaron esas colchonetas" - señala el piso - "y ahí tenemos termos para el tinto".

 

Tiene su mirada perdida, nunca se concentra en un lugar fijo, sus manos mantienen enlazadas entre sí y carga su chaqueta sobre las piernas. Es alguien de pocas palabras y con alto nivel de timidez; sus labios son rosados y delgados, tiene un pequeño raspón en su pómulo derecho y en su mirada se refleja seriedad.

 

Richard desea estudiar para ser policía desde que vivía en Venezuela y ese sueño aún no ha cambiado. Al igual que sus hermanas, desea terminar de estudiar para hacer una carrera profesional y salir adelante.

 

No saben cuánto tiempo estarán en la ciudad, pero su anhelo más cercano es llegar lo antes posible a Medellín y poder rehacer su vida una vez más "nos dijeron que la vida allá en Medellín era un poco más fácil, así que mis papás quieren trabajar allá y con mis hermanas queremos estudiar, no quiero viajar tanto otra vez".

Fuente: Comunicaciones FAMIG

Desarrollo por San Pablo Multimedia